13 de junio de 2011

La quebrada de El Cuervo


La Quebrada de El Cuervo es una prueba cicloturista de montaña que tiene la salida y llegada la localidad de El Cuervo, en el recorrido se visitan los pueblos de Alobras y Veguillas de la Sierra, tiene una distancia de 47 kilómetros y un desnivel acumulado de 1200 metros, siendo su punto más alto 1535 metros. Se caracteriza por un recorrido muy variado y atractivo lo que la consolida año tras año en una de las citas que no te puedes perder. No dejes que te la cuenten, te esperamos el 19 de Junio en El Cuervo.

Si queréis más información, cómo inscribiros, etc. podéis visitar:
laquebradadeelcuervo.blogspot.com

9 de junio de 2011

Secundina Barceló García

Secundina Barceló García, nacida en Veguillas en 1911, protagonista en libros sobre la resistencia y la deportación.

Secundina Barceló nació en Veguillas de la Sierra en 1911 y, según recogen varios libros, sufrió el exilio en Francia y posteriormente participó en la resistencia contra los nazis. Su figura y testimonio aparecen reflejados en libros como De la resistencia y la deportación”, de Neus Cátala, “Memorial de los españoles deportados a los campos nazis”, de Benito Bermejo y Sandra Checa, así como en otros de Montserrat Roig. En el primero de ellos, la protagonista relata su estancia en el exilio, tal y cómo recogen estas líneas (click en 'más información' para leer el post completo):

Me conocieron por los zapatos

Entré en Francia en febrero de 1939, pasando por la frontera de Puigcerdá. Internada un día o dos en un hangar de la estación de La Tour de Carol, con otras mujeres, niños y hombres de edad avanzada, de donde fuimos trasladados por tren a Los Andelys (Eure) y alojados en una antigua cárcel y al cabo de varios meses, nos enviaron a Gayon (Eure) y alojados también en una vieja cárcel de menores, hasta junio de 1940, que, como toda la población, huyendo del avance, de las tropas alemanas, participamos en el éxodo a pie por las carreteras, en dirección al Sur, llegando hasta la Loire, donde los alemanes ya se nos habían adelantado y, por tanto, tuvimos que volver atrás, hasta París.